Gerente de VTP compromete gestiones para que ministerios de Hacienda, Economía y Transportes intervengan en el conflicto por las llamadas “cargas limpias”.

“Vamos a dejar trabajar a los cruceros tranquilos”. Estas fueron las palabras pronunciadas por el vocero de la Coordinadora Marítimo Portuaria, Sergio Baeza, al término de una cita de tres horas sostenida ayer por los seis sindicatos de estibadores y representantes de la empresa Valparaíso Terminal de Pasajeros (VTP).

El gerente de VTP, Juan Esteban Bilbao, le transmitió personalmente a los dirigentes gremiales de los cargadores portuarios porteños el riesgo que corre la industria de cruceros en el cono sur de América a raíz de los trastornos sufridos en Valparaíso por los bloqueos y paro de “brazos caídos” convocados por el gremio.

Pero al mismo tiempo, Bilbao expresó su disposición para contribuir en lo que estuviera en sus manos para tratar de resolver el conflicto por las llamadas “cargas limpias”, que motivó esas movilizaciones.

“Estamos en la cuerda floja y no hay que esperar a que se corte el hilo, porque ya no quedaría nada sobre lo cual negociar”, dijo el gerente de EPV, quien asistió acompañado del operador turístico Claudio Nast. El ejecutivo se refirió así a las advertencias realizadas la semana pasada en Miami por las empresas internacionales de cruceros de optar por otras rutas geográficas si la de los puertos chilenos no les daban seguridades exigidas.

“Hay que buscar cómo las autoridades a las que les compete tomar decisiones entiendan la magnitud del problema: es un problema país, que debe mirarse por sobre un interés particular”, dijo, señalando que aunque como operadores turísticos no pueden vislumbrar una solución a un conflicto relacionado, sí pueden plantear la urgencia de que se trabaje con una visión de largo plazo. “Estamos pensando en los ministerios de Economía, Hacienda y Transportes y en EPV”, dijo.

Ante el compromiso, Sergio Baeza aseguró a su vez que no originarán contratiempos en lo que resta de la actual temporada de cruceros, cuando faltan por arribar cuatro buques de turismo.

“Le hemos dado las seguridades a don Esteban, no a EPV, que vamos a dejar trabajar a la industria tranquila lo que queda de la temporada (…) Pero tenemos que tener una respuesta positiva”, dijo.

Los dirigentes exigen que los sitios portuarios no sigan siendo excluidos para las tareas de revisión física de contenedores, hoy radicada en recintos extraportuarios por la Empresa Portuaria Valparaíso, lo que consideran que “atenta contra la libre competencia y resta competitividad al puerto”.

Comparación

Los estibadores dicen que las “cargas limpias” demandan 30 mil turnos de trabajo contra los 2 mil de los cruceros.

Fuente: El Mercurio