Naves extranjeras con capacidad para 400 o más personas podrán ofrecer recorridos entre puertos del país.

Grandes expectativas genera en las industrias portuaria, del turismo y del comercio la modificación legal que abre el cabotaje de pasajeros (traslado) en embarcaciones extranjeras con capacidad igual o superior a las 400 personas. Ahora, estas naves podrán ofrecer itinerarios dentro del país, lo que antes les estaba prohibido.

Para Sebastián Montero, director ejecutivo de la Corporación Puertos del Conosur, que impulsa el turismo de cruceros, las grandes compañías internacionales han reaccionado positivamente ante el anuncio, y advierte que habrá que promover este nuevo escenario para que se creen itinerarios con viajes cortos, menores de 10 días, dentro del país.

Montero llama, sin embargo, a la cautela, ya que los itinerarios de cruceros se planean con dos o tres años de anticipación, por lo que los resultados de la medida no serán inmediatos. “El 95% de los viajes de crucero en todo el mundo son de no más de siete días, y la apertura del cabotaje permite ese tipo de viajes”, explica el dirigente.

La ministra de Transportes, Gloria Hutt, señaló que a nivel nacional, las recaladas de cruceros han aumentado un 22% en los últimos tres años y en un 13% en esta temporada.

“El nuevo desafío que tenemos es seguir abriendo el mercado como lo estamos impulsando, con una nueva normativa para el cabotaje de carga” indicó. En tanto, la subsecretaria de Turismo, Mónica Zalaquett, destacó que este cambio es una oportunidad para seguir aumentando el número de personas que visitan nuestro país.

Para la gerenta de la Cámara Regional de Comercio de Valparaíso, Marcela Pastenes, el anuncio es un desafío para la industria: “Es una gran oportunidad para atraer más turistas”, señaló, considerando que este año habrá una baja de un 19% en la llegada de turistas argentinos los que, además, tendrán una estadía promedio más breve en el país en comparación con años anteriores.

El gerente de Puerto Central de San Antonio, Rodrigo Olea, señala que todavía no se puede cuantificar la repercusión que tendrá la nueva disposición legal, pero que sin duda tendrá gran impacto en el arribo de cruceros. Opinión similar tiene el gerente de la Empresa Puerto de Valparaíso (EPV), Gonzalo Davagnino, quien sostiene que la modificación legal era largamente esperada. El ejecutivo afirma que la construcción de un muelle de cruceros en este puerto continúa en evaluación.

Fuente: El Mercurio de Santiago